LIDERAZGO AL ESTILO GANDHI

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

No cabe duda que en la actualidad gran cantidad de organizaciones, escuelas y padres de familia están sumamente interesadas en desarrollar a las personas para que logren mostrar un liderazgo que les permita distinguirse.

Hay cantidad de teóricos e instructores que abordan este tema desde una variedad de ángulos en los que las teorías y el análisis proponen modelos que en general son acertados y aportan; los otros, instructores y facilitadores se apoyan en ellos para enseñar la valiosa información que sirven como guía para que la gente que desea desarrollar su liderazgo los aplique.

Hoy en día, muchas personas tienen la creencia de que no es posible tener éxito en los negocios, política, deporte o ciencia al vivir en un mundo caracterizado por los fenómenos del materialismo, consumismo y relativismo donde existen grandes intereses económicos y a la vez, mantener la propia integridad (entendida la integridad no como la ausencia de corrupción financiera, sino como adhesión a principios morales en todas las actividades). Error en pensar que el liderazgo es el medio para adquirir poder y privilegios que les lleven a vivir en la opulencia y excesos a costa de sus seguidores y hacer toda clase de comportamientos para perpetrarse en el poder ya una vez obtenido.

Que quede claro que el estándar de liderazgo no solo depende de los talentos, cualidades, habilidades, conocimientos, experiencia y visión de los líderes, sino también de lo que esperamos de ellos. La gran expectativa que se les tiene y por la cual pueden conquistar la credibilidad de la gente, es justo por medio de su integridad reflejada en su conducta, en su proceder, en sus decisiones ante la serie de dilemas que tienen que encarar momento tras momento, por tanto, depende exclusivamente de cada uno de nosotros mejorar nuestro propio nivel de liderazgo y a su vez, elevar nuestras expectativas de quienes nos guiarán.

Para establecer una ruta hacia un estándar más elevado de liderazgo, no hay un mejor ejemplo que Mohandas Karamchand Gandhi, el cual dedicó más de 50 años a la vida pública, capaz de inspirar, convencer y empoderar a millones de personas contra uno de los más grandes imperios de la historia del mundo moderno del Siglo XX, representado por la monarquía británica. En una etapa de la historia tan convulsionada, en contraste con otros líderes políticos y comandantes militares de su época (hombres como Hitler, Mussolini, Franco, Hiroito, Yamamoto, Churchill, Stalin, De Gaulle, Eisenhower, Montgomery, MacArthur, Mao Tse Tung, entre otros), Gandhi no vestía uniformes resplandecientes ni trajes finos ni indumentaria ostentosa, no comandaba ejércitos, no ostentaba ninguna posición gubernamental, en cambio, predicaba y cuyos discursos se fundamentaban en la realidad objetiva de su país.

Lo más importante aún, es que vivía acorde con el evangelio de la verdad y la no violencia, demostrando con su vida de servicio la congruencia con su filosofía, que el espíritu humano es indomable y que el valor como el amor son más poderosos que la fuerza.

Gandhi poseía muchas de las cualidades que asociamos con los líderes exitosos, además del valor y determinación ante situaciones difíciles, injustas y amenazantes, podía sostener un alto nivel de energía por periodos extensos, era asertivo, tenía grandes habilidades interpersonales, partidario de la meditación, pero orientado a la acción y prestaba gran atención a los detalles e implementación de ideas o proyectos que llevaran a un mayor progreso.

La vida de Gandhi no estaba gobernada por la política, sino por los principios y los valores. Así como para los mejores líderes políticos, su país es su pasión, y para los líderes empresariales son su organización ya sea, a través de clientes, productos o tecnología y la generación de riqueza, para Gandhi, le ayudó la filosofía y la religión, al adherirse a la verdad y a la no violencia y una vida de servicio a los demás como sus valores absolutos, su eje central con el cual giraban sus intereses, decisiones y comportamientos. Estudió en Inglaterra leyes y fue sujeto de vejaciones viviendo allá, luego ejerció por un tiempo en Sudáfrica cuya lucha por la liberación e igualdad de derechos de los ciudadanos negros en un afán de abolir el racismo establecido en aquel entonces por ciudadanos de piel blanca le condujo a ser extraditado y enviado a India y más tarde su lucha por lograr la independencia de su país del gobierno británico.

Gandhi consideraba que sólo existía un solo estándar de conducta para la vida pública y privada, fundado en la integridad de los valores absolutos de la verdad y la no violencia, convencido de que los individuos tenían que tener ideales, y tratar de seguirlos en su vida y demostró que un idealista podía ser práctico y efectivo, sin embargo, buscaba la integridad mas no la inefabilidad, pues estaba consciente de cometer errores y no temía reconocerlos, sino al contrario, corregirlos y aprender de ellos, no luchó por alcanzar la perfección, sino la excelencia en el apego a la verdad.

Así como todas las políticas, estrategias y leyes tienen un impacto en la gente o en el ambiente, Gandhi estaba convencido de que cualquier objetivo fijado, estrategia establecida o decisión tomada debían estar alineados a los principios morales como eje rector. Es decir, basar un liderazgo basado en la moral y no en la conveniencia, pues es la única forma de mantener un comportamiento congruente, consistente, confiable y ejemplar.

¿Cuáles fueron esos fundamentos que ayudan a construir un solo estándar de conducta?

6 pasos para llevar tu liderazgo al más alto nivel de efectividad.

1° Paso: Compromiso con los valores absolutos

2° Paso: Compromiso con el viaje

3° Paso: Compromiso con el entendimiento de su conciencia

4° Paso: Compromiso con la relación con los accesorios

5° Paso: Compromiso con la reducción al máximo de secretos

6° Paso: Compromiso con la impecabilidad de la palabra

 

La definición de Gandhi de verdad era amplia: <<Debe haber Verdad de pensamiento, verdad de palabra y Verdad de acción>>. Cuando la verdad controla la acción, nos acercamos a la congruencia plena entre palabras y hechos, esto es vivir en la verdad, pensar y actuar acorde con la verdad. En nuestras vidas personales, vivir con la verdad tiene que practicarse en el contexto de las relaciones con otros individuos, como familiares y amigos, relaciones similares existen en los negocios como colaboradores, jefes, clientes, proveedores, accionistas y en la política con grupos empresariales, campesinos, obreros, legisladores, sociedad como con otros estadistas Bajo la verdad, nos comprometemos a ver las cosas tal como son, sin deformarlas ni tergiversarlas, reconocer los datos tal cual porque sin una auténtica comprensión de la realidad, ¿cómo podremos actuar con la seguridad de alcanzar el éxito? Es difícil reconocer la realidad, sobre todo cuando exige que cambiemos, pareciera que hay un interés personal en dejar las cosas como están.

Ahora bien, su definición de la No Violencia, era igual de amplia, no solo se trataba de un rechazo a toda manifestación de violencia, era el amor positivo por toda la humanidad. Él dijo: <la no violencia, traducida en amor, es la ley suprema de los seres humanos>>. La no violencia exige acción, mediante el diálogo, consenso, propuesta, pero no agresión, ni física ni psicológica ni verbal, sino con creatividad, sustento y apertura. La explotación, pobreza, ignominia, indiferencia, racismo, segregación, ignorancia, abuso, represión, manipulación e injusticia son manifestaciones de violencia y provocación a todos aquellos grupos, sociedades o estados vulnerables. La no violencia es el imperativo moral que nos lleva a actuar y trabajar para satisfacer esas necesidades.

Debemos estar en guardia contra ideologías, dogmas religiosos, tradiciones, costumbres sociales y objetivos organizacionales disfrazados de valores absolutos, como intereses nacionales, el patriotismo, lealtad de grupos, capitalismo, libre mercado, pues al llevarles al plano de absolutos, sacrificamos lo fundamental ante el altar de lo conveniente. Ya verás que al ser expuestos cuando aplicas la Verdad y la No Violencia, resultan inoperantes e inadecuados.

Estos valores absolutos son valores prácticos, al emplearlos como guía en nuestras vidas personales y trabajo, para ello, se requiere comprometerse, pero cualquier incremento en nuestro nivel de compromiso tendrá un valioso impacto en la calidad de liderazgo.

Para mayor información, consulta nuestra sección de Certificación de Clase Mundial en Coaching Ejecutivo y descubre todos los servicios que tenemos para ti.

Más artículos

¿POR QUÉ ESTUDIAR COACHING?

En la actualidad, dado los cambios de paradigmas que esta nueva era surgida a principios del Siglo XXI denominada Post-Modernismo ha estado imponiendo, uno de

Leer más >>

LIDERAZGO AL ESTILO GANDHI

No cabe duda que en la actualidad gran cantidad de organizaciones, escuelas y padres de familia están sumamente interesadas en desarrollar a las personas para

Leer más >>

At vero eos et accusamus et iusto odio digni goikussimos ducimus qui to bonfo blanditiis praese. Ntium voluum deleniti atque.

Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
X

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si das clic en el botón de continuar, cierras el pop up o continuas utilizando el sitio asumiremos que estás de acuerdo. Puedes consultar nuestro Aviso de Privacidad

Abrir chat
Hola
Si tienes alguna duda, escríbenos