INDEPENDENCIA PERSONAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Se dice que un individuo es independiente, cuando es capaz de actuar por sí mismo, es decir, cuando desarrolla y valida sus propias ideas como también mantiene sus opiniones, libre de injerencias o influencias que le intenten disuadir a menos que alguien le presente cierto argumento bien sustentad, por lo que también es capaz de cambiar de opinión por convencimiento más no por concesión ni complacencia. En el campo afectivo, logra expresar sanamente y sin tapujos sus emociones al margen de las opiniones de los demás, porque se reconoce y reafirma a sí mismo, absteniéndose de promover recriminaciones ni culpas, tiende a ser objetivo como responsable. Sabe escuchar atentamente e intenta entender los otros puntos de vista, pero al final en el uso pleno de su criterio, llega a tomar sus propias posturas y decisiones exentas de vacilación. Por último, actúa con determinación conforme a su voluntad, empero no a lo loco o estúpido, sino con claro criterio, libre de la opinión de los demás, aunque con consideración por aquellos posiblemente involucrados, consciente de sus actos.

¿Qué se puede entender como independencia personal? La independencia puede definirse como ese estado que tiene una persona que no necesita de otra para su actuación o realización, e implica entereza, firmeza de carácter, y la autonomía de la propia conducta. Para esto, cabe reflexionar que el sentido de independencia se va conquistando desde las primeras etapas de la infancia, al ayudarle a los niños en aprender a valerse por sí mismos ante las diversas tareas que va encarando en su proceso de crecimiento como a la vez,  enfrenta novedades que le atraen por medio del juego bajo la intención de descubrir lo atractivo del mundo en el que se encuentra, sin darse cuenta, de que al mismo tiempo se pone a prueba en conquistarse a sí mismo al poner en juego sus capacidades innatas.

La conquista de la independencia es gradual, porque va durante toda su vida escalando peldaños en todas sus dimensiones, desde lo físico, luego mental, más tarde en lo afectivo, social, profesional y económico, en cuyo proceso ejercita tanto su inteligencia como su voluntad, al grado de centrarse en alguna de ellas para lograr cierta especialidad o destreza que lo lleve a destacar en alguna de esas áreas en el ámbito humano.

En psicología y desarrollo humano, se refieren a la independencia para señalar el rango de autonomía que ejercen los individuos ante sus propios desafíos, en otras palabras, es el grado en el que aplican su capacidad para pensar, evaluar, tomar decisiones como asumir riesgos, emprender sus propios proyectos, actuar en busca de aquello que desean lograr o conseguir, asumir las responsabilidades que implican sus roles, y en general, decidir y actuar sobre la propia vida sin necesidad de la aprobación ni supervisión de alguien más.

Cabe preguntarse, ¿Cuál es la importancia de ser independiente? Es fundamental en la vida de todo ser humano el ser independiente, es la consecución de un proceso de formación individual y edificación de la autoestima para vivir en libertad, ser felices y realizados. Haciendo referencia de Nathaniel Branden, psicólogo especialista en este tema, decía que <<la autoestima es la combinación de dos sentimientos, el sentimiento de confianza en sí mismo y el sentimiento de valía personal>>. Es la autoestima la base para que el individuo aprenda a ser independiente, al lograr clara convicción en sus capacidades, habilidades y talentos que lo hace creer firmemente en sí mismo, sensación que le faculta para enfrentar retos en su vida; a la vez, el hecho de sentirse valioso, lo hace percibirse importante, valioso, apreciado y con ello merecedor de aquello que quiere obtener, conseguir o experimentar, pero como esta sensación está basada en el aprecio y amor propio, eso lo regula para no hacer atrocidades en menoscabo de los demás.

Como ya lo mencionamos anteriormente, ser independiente ayuda a las personas a entrar a un círculo virtuoso, ya que el actuar por sí mismas y tener avances, resultados y aprendizajes, promueve más confianza en sí mismas, y este enriquecimiento incrementa la credibilidad en sus personas para atreverse a fijarse nuevos y más ambiciosos retos ya que están mentalmente preparadas para afrontar nuevos problemas o desafíos que se les presenten a pesar de muchas veces no saber cómo abordarlos; ¡No tienen que depender de otros individuos para que les ayuden a tomar decisiones importantes o para actuar en determinado momento!, dado que tienen el ímpetu necesario y suficiente para moverse por sí solas.

Eso es un reflejo de la práctica de la libertad interior para dar esos pasos firmes en cualquier momento y ante cualquier circunstancia.

Es sumamente relevante saber identificar cuándo se siente uno independiente, ya que eso le da a todo individuo mayordomía, control de sí mismo ante los cambios o desafíos que se le ponen enfrente, ya sea, una decisión en el trabajo, externar su opinión ante un jefe bajo un ambiente de presión, tomar una postura ante un dilema social, ante acontecimientos diversos hacer uso de su criterio para actuar y no dejarse manipular o influir por otros, el atreverse a abordar a un personaje o conquistar a una mujer, emprender un  negocio y tratar de atraer socios, cómo invertir su dinero, de qué manera socializar con los amigos, cómo vestirse para asistir a cierto evento, etc. etc. Pequeñas decisiones cotidianas para empezar a practicar.

¿Cuándo sentirse independiente? Una persona independiente nunca utilizará una actitud de víctima ni quejumbrosa. Asume su deber y hace lo que tiene que hacer que esté bajo su control y cuando la situación le rebasa, sencillamente, desde la sinceridad y humildad, es capaz de pedir ayuda a las personas que le rodea sin expectativas sus posibles respuestas.

La serie de características que muestra una persona independiente se puede resumir en 8 aspectos básicos:

Se auto-observa continuamente para conocerse a sí misma cada vez más;

Se acepta tal y como es, (sin juicios ni repudio alguno) tanto en sus partes obscuras o negativas como en sus partes luminosas o positivas;

Se respeta a sí misma al no tolerar abusos, represión ni cohibición;

Cree absolutamente en sí mismo, tanto en su forma de pensar, sentir y actuar;

Se cuida, se procura por sí sólo y no se expone a riesgos innecesarios;

Sabe lo que quiere, tiene claras sus metas y se enfoca para su logro;

Disfruta mucho de cómo es y de cómo se desenvuelve en la vida;

Goza de los pequeños detalles de todo tipo al que es testigo u objeto.

Cabe hacer una pausa y reflexionar sobre ¿Por qué hay gente que depende tanto de los demás? Porque desde pequeños, en el afán de protegerles por amor, les hicieron las cosas y les coartaron la posibilidad de actuar por sí solos.

Esto fue un proceso educativo conformado por diversos comportamientos, al  no enseñarles a indagar, no se les permitió ensayar o probar o en otros casos, no se les permitió equivocarse, para colmo, se les descalificó su esfuerzo ante sus mediocres resultados o desaprobó su comportamiento ante aquello no bien visto o esperado. Hay otros motivos que se suman, y para ello hago referencia a la psicóloga canadiense Lize Bourdeau la cual, gracias a su práctica, refiere que todos tenemos –en distinta magnitud- 5 heridas básicas que nos impiden ser, las cuales a su juicio son: rechazo, abandono, humillación, injusticia y traición, heridas emocionales que con el tiempo directamente afectan, dañan y hasta destrozan la autoestima de las personas y ya de adultos, sus efectos afloran como consecuencia en diversas formas de dependencia.

Las personas que suelen convertirse en dependientes emocionales tienden a ser inseguras como dubitativas, tienen comportamientos limitados, muestran pobre iniciativa, tienden a ser sumisos y cambiantes, son volubles y fácilmente  manipulables; en otros casos más severos, se convierten seres humanos agresivos, violentos y hasta destructivos por tanta confusión y frustración, establecen relaciones disfuncionales con personas que representan o las hacen autoridad para ellos, prestos a sufrir abuso psicológico o físico ante el uso de poder de alguien más con tal de seguir contando con su preferencia.

¿Cómo se logra desarrollar la independencia personal? ¿Cómo ser una persona independiente? Esto es un proceso ya personal que requiere empeño y disciplina, es decir, es una labor que requiere un continuo esfuerzo deliberado de aprovechar cabalmente los recursos inherentes a su persona, así como la apertura y disposición de adaptarse a los cambios que dicha transformación generen y lleguen a influir, impactar y hasta transformar su vida. No obstante, al final, será para ella o él este proceso altamente gratificante, porque abre un amplio espectro de posibilidades para su desarrollo personal, autonomía, madurez y aunado a ello, llevar a cabo una vida más plena, satisfactoria y gratificante.

Aspectos a trabajar:

  1. Acrecentar su autoestima en dos vías: confianza y valía personal;
  2. Verse en el espejo, mantener la vista fija en lo que ven y aceptarse tal cual estén (sin juicio);
  3. Empezar a hacer una lista de logros a lo largo de su vida y otra lista para anotar logros del día, lo que haya sido, aunque sea una nimiedad;
  4. Un ejercicio diario es observarse a sí mismos y atreverse a tomar decisiones sin consultar a nadie, ejemplo: a qué hora levantarse, qué ponerse de vestimenta, cómo peinarse, qué desayunar, escoger un programa de tv, comprarse algo, elegir algún lugar a comer o divertirse (cine, teatro, parque, museo) sin dar concesiones ni explicaciones a nadie, ser fiel a su elección y mantenerse firme, evitar pedir anuencia ni aprobación de nadie como tampoco dar explicaciones para justificarse, simplemente hacerlo y ya,
  5. Fijarse en un principio pequeñas metas e ir en pos de ellas;
  6. Atreverse a hacer algo distinto y novedoso (aunque se equivoquen y sin juzgarse), aprender y seguir fluyendo;
  7. Ser disciplinado en todas estas tareas y actividades;
  8. Ir anotando la serie de capacidades que van descubriendo a través del quehacer diario (no necesitan ser expertos);
  9. Hacer pequeñas tareas del hogar por iniciativa propia y hacer caso omiso a críticas o burlas;
  • Atreverse a experimentar cosas nuevas y estar consciente de que pueda haber equivocaciones y, aun así, nada más ver qué sucede;
  • Reconocerse a sí mismo ante algo bueno que hayan hecho;
  • Consentirse de vez en cuando complaciéndose con algo que les gusta;
  • Inventarse un decreto que al decirlo 3 veces con convicción, le empodere todos los días;
  • Relaciónese con personas seguras de sí mismas, que reflejen independencia y arremédales.
  • Contratar un Coach de Vida para incrementar significativamente su nivel de independencia.

Obvio que todas estas actividades requieren planeación. Exigen invertirle tiempo en favor de sí mismo, por ende, requieren por una parte, el rompimiento de malos hábitos, como son la desidia, dilación, inconstancia por incredulidad o impaciencia ante el hecho de programar actividades como registrar avances y logros, como por otra parte, para su éxito, exigen disciplina para que todo ese esfuerzo con el tiempo, poco a poco, la mente vaya transformándose y se vaya conquistando cada vez mayor independencia, aspecto que se lo van a apreciar y agradecer todas las personas que están a su alrededor al notar su propia transformación, tanto dentro de la familia como en su trabajo.

¿Qué tiene que ver esto contigo? Pues mucho, porque a primera instancia, te ayudará para analizarte en cuanto a qué tan independiente eres y descubrir tus propias áreas de mejora y crecimiento, así como analizar la manera en que posiblemente estés empoderándo a tu cónyuge, pareja, equipo de trabajo y la forma en que estés educando a tus hijos para que cada vez practiquen más su independencia y logren a la postre convertirse en adultos independientes y seguros de sí mismos.

Y como líder, es tu responsabilidad ver la manera en que puedas ayudar a tu gente a que adquieran mayor confianza en sí mismo en todos los aspectos, facilitando así su proceso de reconstrucción de su autoestima, edificando su valía personal, y empoderándoles a que cada vez tomen más iniciativas como decisiones bajo una atinada y respetuosa dirección. ¡Eso es lo que hace un líder desarrollador! Ahora bien, si no sabes cómo hacerlo, te invito a que estudies Coaching o si ya eres Coach y te dedicas a apoyar a la gente, te actualices con nosotros en IMPEL a estudiar la Certificación de coaching de Vida.

 

Por Master Coach Conrado Carlos Alonso Izaguirre

 

 

 

Más artículos

CERRAR CICLOS

En nuestra lengua castellana, la palabra <<pendiente>> se refiere a un ornamento comunmente femenino llamado arete o arracada, que no es más que un aro

Leer más >>

LA RESILIENCIA

El término <<resiliencia>> proviene de la física de los materiales. Se refiere a las cualidades de un material que bajo cierta presión externa que le

Leer más >>

At vero eos et accusamus et iusto odio digni goikussimos ducimus qui to bonfo blanditiis praese. Ntium voluum deleniti atque.

Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si das clic en el botón de continuar, cierras el pop up o continuas utilizando el sitio asumiremos que estás de acuerdo. Puedes consultar nuestro Aviso de Privacidad

Abrir chat
Hola
Si tienes alguna duda, escríbenos