La Capacitación una ventana al mundo real

Coach Rodrigo Fernández Santillán, Gerente de Capacitación.

Como participante durante más de 20 años, la conocí en sus más variadas formas, estilos, duraciones, temáticas y exposiciones; me refiero a la multifacética Capacitación, para unos querida, para otros odiada, en realidad incomprendida.

Esta importante actividad empresarial tiene los más variados matices, dependiendo de quién la mire.

Desde la organización es un importante recurso para modificar tres conceptos principales:

  • Aumentar competencias, capacidades y habilidades de los colaboradores.
  • Corregir aptitudes y actitudes que afectan los resultados.
  • Preparar a colaboradores seleccionados para afrontar nuevos retos en un futuro.

Desde el capacitador, es una gran oportunidad para obtener información directa  sobre las necesidades, inquietudes y retos que tienen los actuales profesionistas. Esto, para quién lo sabe apreciar, es verdaderamente valioso, ya que tanto el capacitar como la empresa capacitadora pueden adecuar sus contenidos y metodologías según las necesidades de sus clientes para responder de manera eficiente a dichas necesidades.

¿Pero qué pasa con el verdadero protagonista de esta historia, el capacitado? En la mayoría de los casos, cuando el colaborador se entera que será sujeto a capacitación, inmediatamente surgen diversos pensamientos, como “¿por qué yo?”, “¿por qué cuando más trabajo tengo?, “¿será que es lo último que hacen por mí antes de despedirme?”, etcétera.

Es raro que el capacitado piense que ninguna empresa invierte en alguien que no le interesa; tampoco pensará que puede ser parte del plan de carrera que tiene la empresa para él. En resumen, se vuelve todo un tema.

Dando un giro totalmente opuesto a esta visión, vale la pena reflexionar en todos los beneficios que puede tener la capacitación para el colaborador que, por lo general, no son vistos ni apreciados:

  • Si, en equipo, la empresa y el capacitador le hacen ver al participante que ser elegido para una capacitación tiene una intención positiva para él, éste podría cambiar su visión.
  • La convivencia e integración con otros compañeros le pueden facilitar procedimientos internos y mejorar sus relaciones interpersonales.
  • Estar actualizado y renovar conocimientos le hace candidato a obtener un ascenso.
  • Conocer nuevos conceptos, metodologías y avances le hace mantenerse vigente en el mercado laboral.
  • Tener un espacio de reflexión sobre cualquier tema le hace entender el dicho que indica que “la mente funciona cuando crea, no cuando repite”.
  • La capacitación es un foro para que cada uno de los participantes exprese abiertamente pensamientos y puntos de vista. Con esto, pueden cambiar las percepciones que existen entre sus compañeros y que en algunas ocasiones son equivocadas.

Por todo lo anterior, la capacitación va mucho más allá de cumplir simplemente con un requisito laboral. Es una gran herramienta para acrecentar conocimientos técnicos, fortalecer relaciones laborales, reconocer y apreciar a la empresa como un aliado en su formación. En pocas palabras, es la oportunidad de ver al mundo laboral a través de otra ventana.